Concepción se corre hacia el mar entre uno y dos centímetros diarios

De continuar la tendencia, a fines de año, la capital del Biobío se habrá desplazado seis metros desde su posición normal. Sismólogos explican que los efectos son notorios sólo en las costas: habrá cambios en los terrenos.
 
El terremoto 8,8 grados Richter que sacudió Concepción hace casi un mes y sus posteriores réplicas no han sido los únicos movimientos de suelo sufridos por los habitantes de la capital de la Región del Biobío. Tras el megasismo, la ciudad se corrió tres metros hacia el Océano Pacífico… y se sigue desplazando, a razón de 1 a 2 centímetros diarios.

El dato fue recogido por científicos de la Oficina Federal de Cartografía y Geodesia de Alemania, quienes se trasladaron a Chile tras el evento telúrico y trabajan interpretando los datos entregados por los GPS del Observatorio Geodésico Integrado Transportable (TIGO) de Concepción.

Según sus análisis, otras ciudades también se “corrieron” hacia el mar: es el caso de Valparaíso (27,7 centímetros), Santiago (13,4 centímetros) y Buenos Aires (2 a 4 centímetros).

Otra medición, hecha por expertos de la Universidad de Chile y de geólogos franceses, tras el terremoto, indica que Constitución se desplazó 4,7 metros hacia el mar.

Un “relajo” de las placas

Según Hayo Hase, miembro del equipo de alemanes (que además trabaja con la Universidad de Concepción), antes del terremoto, Concepción se trasladaba a una velocidad promedio de 35 milímetros por año en dirección a Argentina. Pero tras el terremoto, “observamos que el movimiento es de entre uno y dos centímetros por día … una velocidad muy alta”. Y, además, hacia el Pacífico , en dirección contraria.

El sismólogo de la Universidad de Chile, Jaime Campos , explica que este desplazamiento continuo de Concepción, post terremoto, se debe a un acomodo de las placas tras el megasismo. Antes del terremoto, señaló, Concepción “se contraía, se comprimía” hacia el este, en el mismo sentido en que la placa de Nazca penetra bajo el continente. Tras el terremoto, la placa se “relajó”, por lo que la ciudad se movió hacia el Pacífico: “Lo que ocurre tras el terremoto es que fue tanto el movimiento que las placas se siguen relajando (…) El reacomodo se ve como una extensión del territorio”.

La misma explicación tuvo la experta de la Usach, Paulina González: “El movimiento es esperable y avanza en sentido contrario a lo que hacía antes”.

En 100 años, Concepción volvería a su ubicación original

Para Hayo, en tanto, de mantenerse este ritmo de desplazamiento, Concepción se correrá de su localización anterior en más de 6 metros. Sin embargo, este dato causa opiniones distintas entre expertos: Para Paulina González, de la Usach, el desplazamiento de dos a tres centímetros al día debería cesar en “dos a tres meses más… Los desplazamientos serán de magnitudes menores, irán disminuyendo paulatinamente”.

“Es difícil saber cuándo cesarán”, asegura, por su parte, Jaime Campos.

A pesar de estas opiniones, el científico alemán aseguró, también, que sólo después de 100 años, la azotada ciudad “podría volver al lugar en que estaba ubicada antes de ocurrido el terremoto, una cantidad de tiempo equivalente a lo que demoró esa zona de Chile en tener un sismo de grandes proporciones”.

Es decir, cuando el “relajo” haya cesado y se acumulen varios años de tensión entre las placas que empuje, nuevamente, a Concepción hacia el este.

Los expertos agregan que los efectos para el territorio son menores. Se trataría de desplazamientos pequeños y que sólo en la zona de la costa puede ser notorio.

“Eso sí, puede que en las costas la gente vea que ahora tiene más terreno en algunos sectores”, dijo Paulina González. Agregó que “la composición del suelo no cambia con estos movimientos. Puede que en suelos blandos se note más, porque se generan grietas. Pero el tipo de suelo no cambia”.

“La frontera se movió. Chile creció como tres metros” en la zona, explicó Campos. “Hubo partes de la costa que crecieron dos metros de altura”, remató.

15 centímetros al año se mueve Isla de Pascua

Si bien en una primera impresión pudiese parecer que un desplazamiento promedio diario de 1 a 2 centímetros es algo casi insignificante, el científico alemán Hayo Hase explica que para cuantificar la enorme magnitud del movimiento que afecta a la capital del Biobío tras el terremoto del 27 de febrero basta con comparar dicho desplazamiento con el que sufre anualmente Isla de Pascua.

Este territorio es uno de los lugares del planeta que normalmente registran el mayor movimiento continuo global: se corre 15 centímetros al año, acercándose a Sudamérica.

Otro antecedente que ayuda a contextualizar la velocidad de desplazamiento de Concepción: la distancia entre Isla de Pascua y Juan Fernández, según el sismólogo de la Universidad de Chile Jaime Campos, se acorta cada año en 7 centímetros promedio.

Anuncios

Alcalde de Doñihue: “Recién el 2012 se podrá recuperar una parte de la comuna”

Belisario Bastias, indicó que el 80 % de las casas quedó en el suelo. A pesar de ello, mostró su confianza en sacar a la comuna adelante. “Lo que más quiero es que todos nos pongamos de pie. Tenemos que trabajar juntos para sacar adelante a Doñihue”.

Un total de 2.257 viviendas fueron encuestadas por el Comité de Emergencia de la Municipalidad de Doñihue, para conocer en qué situación se encuentra la comuna, tras el terremoto del pasado 27 de febrero. Las cifras arrojaron que 1.045 viviendas tienen daño irrecuperable.

Frente a la magnitud de estas cifras, el alcalde, Belisario Bastias, indicó que la municipalidad destinó recuerso exclusivamente a las familias que perdieron sus casas. “Actualmente el municipio contaba con dinero para comprar un terreno, pero todo este capital lo hemos destinado para ayudar a las familias que perdieron sus casas en el terremoto”.

El edil, señaló que la ayuda del Gobierno tardó en llegar. “En un principio no hubo ayuda inmediata del gobierno, sin embargo, tuvimos una reunión con algunos de sus representantes quienes nos dijeron que existen aportes del Estado para paliar los daños que dejó el sismo”.

En este sentido, Belisario Bastias destacó que actualmente existen albergues para dar alimentos a las familias que más lo necesitan. “Tenemos un comedor en Doñihue donde diariamente almuerzan 370 personas y en lo Miranda existe otro que reparte 150 minutas más”.

A pesar de esta ayuda, Bastías recalcó que va a hacer muy difícil salir adelante, y que recién en el 2012 se podrá recuperar una parte de lo que se perdió, tras la catástrofe. “Siento mucho que no vayamos a tener un Doñihue igual al que existió antes del terremoto. Hemos iniciado las labores de demolición en el casco histórico de Doñihue, pero voy a tratar de mi comuna como era en el pasado”.

Finalmente, frente a la magnitud del sismo Bastias manifestó su gran preocupación por la situación del país y de todas las ciudades que se han visto afectadas por el terremoto. “Lo que más quiero es que todos nos pongamos de pie. Tenemos que trabajar juntos para sacar adelante a nuestra comuna”, dijo el edil.

Perú será laboratorio para mitigar desastres por terremotos o tsunamis

Japón desembolsará cinco millones de dólares en un proyecto que convertirá al Perú en uno de los centros de investigación a nivel mundial, destinado a mitigar los desastres por terremotos y tsunamis, anunció el rector de la Universidad Nacional de Ingeniería, (UNI), Aurelio Padilla Ríos.

El funcionario explicó que a través de este proyecto se adquirirá un moderno sistema de simulación de sismos de alta intensidad con la finalidad de elaborar las tecnologías estructurales más adecuadas para la resistencia de las edificaciones en las ciudades.

“Se ha contemplado trabajar en dos distritos de Lima, y dos ciudades del interior del país para desarrollar escenarios de sismo probables que pudieran causar serios daños a las edificaciones e infraestructura”, manifestó el rector.

Dijo que la cooperación técnica entre Perú y Japón resultó de la evaluación de 25 proyectos que presentaron instituciones de diversos países a entidades japonesas para financiar este tipo de investigaciones.

“El proyecto que presentó la UNI resultó uno de los cuatro trabajos ganadores a nivel mundial y hemos sido elegidos para concretar esta investigación que tendrá una duración  de cinco años”, resaltó Padilla.

Dijo que en ese tiempo y de acuerdo a un cronograma, Japón aportará cinco millones de dólares para lograr objetivos como estimar el daño producido por un terremoto y un probable tsunami.

También se desarrollarán tecnologías para la mitigación de los daños probables a través de propuestas de reforzamiento estructural para edificaciones existentes  y se plantearán propuestas para el análisis y diseño de nuevas edificaciones.

Los objetivos serán alcanzados a través de estudios e investigaciones que realizarán científicos peruanos y japoneses, quienes usarán la tecnología mas avanzada en el campo de la ingeniería sísmica, sismología, geotecnia, geomática, estudio de tsunamis, ingeniería estructural, ensayos de laboratorio y generación de escenarios virtuales a través de simulaciones numéricas, entre otras.

El proyecto de Fortalecimiento de tecnologías para la mitigación de desastres por terremoto y tsunami se inició hoy con la presentación del primer workshop Perú-Japón que se desarrolla hasta mañana en el auditorio del Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID) ubicado en la UNI.

Para el evento asisten más de 30 expertos japoneses en sismología y especialistas de varios países latinoamericanos que expondrán los últimos avances en esta materia.

Asimismo, se conformarán los equipos de trabajo para desarrollar las investigaciones de sismicidad y geotecnia, fuentes y efectos de tsunamis, métodos constructivos y propuestas de reforzamiento, metodología para la evaluación rápida de daños y convocatoria a las entidades gubernamentales para la difusión e implementación de las propuestas técnicas establecidas.
De interés

Alcances

El resultado de las investigaciones que se realizarán en el Perú, serán difundidas a nivel mundial y en todos los idiomas.

La UNI será el ejecutor del proyecto y los expertos japoneses proporcionarán la orientación y asesoría técnica y científica  

Se elaborarán conclusiones que se darán  a conocer a poblaciones cuyas viviendas se encuentran en zonas de riesgo y tiene una alta vulnerabilidad.