Ola de frío reventó medidores y congeló cañerías en Punta Arenas

Un efecto asimilable a un pequeño “terremoto” debió asumir ayer la empresa Aguas Magallanes, en virtud de la fuerte helada que se dejó caer en la madrugada de ayer, y cuyas bajas temperaturas ocasionaron estragos en las instalaciones domiciliarias de cientos de clientes en Punta Arenas. Las roturas de cañerías estuvieron a la orden del día y, de manera especial, se reventaron 70 medidores.

Sin embargo, el aspecto más sintomático de la jornada era ayer la saturada línea de atención a clientes de la empresa (280028). Hasta las 17 horas, la central de emergencias de Aguas Magallanes había recibido 1.200 llamados de teléfono desde casas sin agua (correspondientes a unos 120 domicilios, debido a que hubo propietarios que marcaron varias veces el mismo número telefónico para hacer ver su problema).

Cada vez que hay una emergencia se forman cuadrillas con contratistas y personal propio para atender lo más rápido posible todos los requerimientos. A las dos cuadrillas habituales de personal se debieron sumar otros dos grupos de apoyo, quienes literalmente no daban abasto para la gran demanda de atención.

Iván Plencovich, gerente regional de Aguas Magallanes, señaló que la mayoría de los requerimientos se produjeron dentro de las casas más que en la red pública, “debido a que fue una noche bastante especial; hace bastante tiempo que no teníamos tanto frío”.

En un día normal de invierno hay 10 a 14 casas con problemas de agua por congelamiento de sus cañerías o medidor, y con el frío intenso de la madrugada de ayer, con -9 grados a las 5,30 AM, atendieron ayer unas 120 casas sin agua.

Problema habitual

El ejecutivo expresó que la gran mayoría de los problemas se produce en los medidores que se congelan. Esto, porque no están protegidos, les falta la tapa o no tienen un trozo de plumavit encima. Ante la presencia de una cañería a la intemperie, la recomendación es protegerla con sacos viejos, lana, plumavit o cualquier cosa que pueda aislarlas del frío. Si bien éstas suelen estar bien colocadas, a buena profundidad, a veces existe un trocito de cañería de no más de medio metro que sube a la casa y que es el que se congela. Lo mismo pasa con el medidor.

Ante ello, formuló un nuevo llamado a sus clientes, antes de que sobrevenga otro intenso frío que los deje nuevamente sin agua, a que se preocupen de proteger el medidor y sus cañerías internas, y así evitar alguna rotura.

El ejecutivo indicó que hace algunas semanas iniciaron un programa para dar a conocer a sus clientes los cuidados que deben tener en sus cañerías internas previniendo problemas serios.

Al respecto, instó a tener especial cuidado con el medidor y a no olvidar que éste es un instrumento de medición que hay que cuidar y proteger, porque sino puede quedar descalibrado, con lo cual habitualmente marca más de la cuenta.

Temperatura

Según el informe del Centro Meteorológico Austral, la temperatura máxima de ayer se marcó a las 15 horas, con -1,5 grados. Anoche a las 21 horas, la mínima era de menos 9 grados. Para hoy, en tanto, se pronostican chubascos de agua nieve y una mínima de 8 grados bajo cero.

Sismo entre Santiago y el Maule marcó 4,6 grados Richter

El sismo que se sintió a las 10:34 horas de este martes entre las regiones Metropolitana y del Maule, registró una magnitud de 4,6 grados en la escala de Richter, con epicentro a 41 kilómetros al sur de Pichilemu, de acuerdo al a Universidad de Chile.

La Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi), en contacto con sus oficinas regionales, descartó novedades en la población o la infraestructura por el temblor que sigue a otro registrado en la madrugada.

Indicó que en la Escala de Mercalli, el movimiento anotó su máxima intensidad en las ciudades de Pichilemu y Rancagua, en O’Higgins, mientras en San Fernando y Paredones, en la misma región, marcó III grados.

En la Región del Maule, llegó a III grados en Curicó, Talca y Pencahue, mientras en Pelarco, Los Queñes, Licantén y San Clemente, registró II grados, al igual que en Santiago, en la Región Metropolitana.